jueves, 17 de enero de 2019

Hallazgo de imágenes divinas Chimú en textiles de menores sacrificados es inédito en Perú

10:27 | Trujillo, ene. 16.

El hallazgo arqueológico de textiles que contienen imágenes de divinidades de la civilización Chimú, que cubrían a los menores que fueron sacrificados colectivamente hace 550 años, constituye un hecho inédito en el Perú, sostuvo el arqueólogo Gabriel Prieto, quien lidera el equipo encargado de esta investigación. Vea aquí la galería fotográfica

“Esto es algo novedoso para los arqueólogos, y creo que para toda la comunidad, porque es la primera vez que encontramos divinidades de la civilización Chimú representados en los textiles que han sido encontrados arqueológicamente”, subrayó el también catedrático de la Universidad Nacional de Trujillo mientras muestra un ejemplar de uno de estos textiles en su gabinete de trabajo donde se analizan las osamentas y elementos descubiertos.

Refirió que si bien se conocen algunos ejemplares de textiles Chimú en colecciones privadas, no se había encontrado en un contexto arqueológico; es decir, como parte de un trabajo de investigación en campo. En esta ocasión las zonas de intervención son Huanchaquito-Las Llamas y Pampa La Cruz, separadas por un kilómetro y medio de distancia.

Respecto al textil que tiene como diseños a divinidades Chimú, Prieto comentó que se trata de un vestido que perteneció a una adolescente que habría tenido de 17 años.

Sostuvo que los análisis de las osamentas revelan que la causa de la muerte de esta adolescente fue un dislocamiento de cuello, como parte del ritual de ofrenda a los dioses, en las que también fueron inmolados otros 268 menores. Junto a ella fue descubierto la osamenta de un niño.

Otro textil con similares características, y que también fue usado por una menor, fue descubierto en la parte más elevada de la zona de intervención arqueológica. Para Prieto, ello significaría que la adolescente que vestía dicha prenda habría pertenecido a la élite gobernante y habría sido la persona de mayor importancia en el ritual masivo.

Spondylus y otros objetos valiosos

Además de los restos óseos y textiles fueron encontrados diversos objetos considerados sagrados por las culturas prehispánicas, como Spondylus, un tipo de molusco que habita en el mar tropical de Ecuador.

“Hemos encontrado varios paquetes de Spondylus que provienen de Ecuador y que era un bien muy preciado por la civilización Chimú. La calidad de su conservación es bastante buena”, afirmó.

Gabriel Prieto también destacó el hallazgo de semillas de Ishpingo, un tipo de árbol amazónico peruano, que está presente en uno de los tocados que llevaban puesto algunos niños al momento de su sacrificio y que, a pesar de haber transcurrido 550 años, conservan su belleza.

Dicho tocado lleva también plumas de guacamayo, un ave que vive de forma silvestre en la Amazonía, y está elaborado con un telar de algodón nativo que al extenderse tiene una longitud de dos metros y ha sido colocado en tres paños.

“Tiene un penacho de plumas y unas fibras que, posiblemente, tengan origen amazónico dado que se ha detectado adherido a ella restos de una resina que pertenece a una palmera que solo crece en la Amazonía peruana. La información preliminar que podemos mostrar hasta ahora revela la fastuosidad de los Chimú, una de las sociedades prehispánicas más importantes de la costa peruana”, manifestó.

Dado que aún falta mucho por explorar en las zonas de trabajo arqueológico y de investigar en la medida que se van encontrando cada vez más objetos de estudio, Prieto consideró fundamental construir un museo de sitio y centro de investigación. Al respecto, se cuenta con un terreno de 2,800 metros cuadrados, ubicado al ingreso del distrito de Huanchaco, el cual fue donado por la municipalidad distrital.

“Estos materiales merecen un espacio adecuado para que la población los pueda ver y apreciar, así como para continuar las investigaciones”, enfatizó.

El Niño Costero 

Respecto a las causas de este homicidio ritual y sistemático, la hipótesis de Prieto sugiere que tendría relación con El Niño Costero, fenómeno climático que se manifiesta en el Perú y cuyo impacto negativo llega a alcanzar niveles de destrucción catastróficos.

Explica que el grosor del barro en el que fueron encontradas las osamentas revela la presencia de lluvias muy intensas. Y esa magnitud de precipitaciones pluviales en la árida costa solo se producen cuando acontece El Niño Costero en dimensiones extraordinarias, como la que azotó el Perú a inicios de 2017.

Para aplacar la “furia de los dioses”, el estado teocrático que tenía la civilización Chimú ejecutó un sacrificio masivo infantil y de animales, que fue el alto precio a pagar para no seguir sufriendo los estragos de la naturaleza que amenazaba la estabilidad del régimen y la sobrevivencia de la población.

Prieto sostiene que este alto número de niños y de animales habría sido la ofrenda más preciada porque representan el futuro de la sociedad y que se consideró necesaria en nombre del Estado para que cesen las torrenciales lluvias e inundaciones. 

Las indagaciones tienen pendiente de absolver preguntas referidas a si las víctimas de este macabro rito prehispánico fueron forzadas a morir o si hubo algún tipo de condicionamiento que relajó su voluntad, como consumir alguna sustancia contenida en chicha o algún brebaje propio de esa época. Lo cierto es que se encontró en la zona huellas de pisadas que evidenciarían un traslado en procesión rumbo al punto de sacrificio.

La encomiable labor de los arqueólogos que lidera Gabriel Prieto, gracias al apoyo y difusión de National Geographic, provocó que la arqueología mundial vuelve a dirigir su mirada en el norte del Perú. Sorprendida con el nuevo hallazgo de 132 restos óseos de niños sacrificados hace 550 años en el litoral del distrito de Huanchaco, provincia de Trujillo, en la región La Libertad.

Con este hallazgo suman, hasta ahora, 269 las víctimas del mayor sacrificio ritual de menores en la historia mundial. Y las investigaciones continúan.

Prieto y su equipo, que actualmente cuentan con el apoyo de National Geographic, podrán continuar este año esta fabulosa investigación arqueológica, con el financiamiento del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec). 

Sin embargo, dado que aún falta mucho por investigar, Prieto seguirá postulando a fondos públicos y privados para cubrir los costos que demandan este tipo de estudios, cuyos extraordinarios logros primigenios han vuelto a colocar a la arqueología peruana en la palestra internacional.

Niños de la élite chimú también fueron sacrificados en Huanchaco

15:08 | Trujillo, ene. 15.

Los niños que fueron sacrificados en Pampa La Cruz, ubicado en Huanchaco, La Libertad, no solo fueron elegidos del pueblo chimú, sino también de la más alta élite, así concluyó el grupo de investigadores que ha excavado la zona, tras hallar telares decorados con plumas de aves exóticas y con motivos de dioses.

Gabriel Prieto, director del Programa Arqueológico Huanchaco, informó que hasta el momento se han registrado 10 niños de la élite chimú, que fueron elegidos para ser sacrificados junto a los demás menores.

El arqueólogo nativo de Huanchaco afirmó que, en uno de los entierros, el personaje había sido vestido con una camisa decorada con plumas de guacamayos de color azul, amarillas y rojas, las cuales posiblemente habrían sido traídas de las que ahora se conocen como regiones de Madre de Dios y Ucayali.

Asimismo, se encontró un tunante decorado también con plumas de color azul. Además, se encontró un vestido que también presenta pigmentos azules, pero que también tenía decorados con personajes que estarían asociados a los dioses chimú y otro tunante que tienen decorados con piedras tipo chaquira.

Otro de los cuerpos fue encontrado envuelto en un gran telar de 2,55 metros de largo por 1.55 metros de ancho, que también presenta finos acabados; el cual según prieto habría también sido usado para decorar algún espacio importante en Chan Chan.

“En total son 15 piezas de telares finas, además de conchas de spondylus, los cuales nos hacen concluir que se trabajan de niños que pertenecían a la élite chimú”, indicó.

Prieto afirmó que en el sector Pampa La Cruz se han registrado cuatro eventos de sacrificios, siendo el primero el del año 1200 y el más tardío con fecha de aproximadamente entre 1470 y 1500.

Indicó, asimismo, que gracias la nueva información, producto de las excavaciones, se sabe que el primero de los sacrificios estuvo asociado a conmemorar la conquista o el proceso de conquista de los Lambayeque.

“El estilo o la forma como se han decorado las piezas de tela tienen mucha similitud con los Lambayeque, pero la forma como fueron tejidas las telas tienen el sello indiscutible chimú; sin embargo, eso no quiere decir que los sacrificados sean niños de esta segunda cultura, sino que es una inversión social hecho por esta sociedad para destacar este supuesto gran acontecimiento”, aseveró a la Agencia Andina.

Hasta el momento son 260 personas sacrificadas que se han encontrado durante estos ocho años de investigación en la zona de Huanchaquito y el sector Pampa La Cruz.

Es necesario a destacar es la presencia de cinco mujeres, entre los 17 y 21 años, que han sido encontradas con los niños, los cuales también habrían tenido un papel importante en la sociedad chimú.

El cuchillo del sacrificio

Otro de los hallazgos importantes es el del cuchillo con el que se habría sacrificado a los niños, el cual es revestido con cobre con forma de hongo y que al moverlo emite el mismo sonido que una sonaja, que quizás hubiera sido lo último que escuchaban los menores antes de ser sacrificados.

“Estos datos nos llevan a decir que los chimús tenían un importante programa de sacrificios de niños como parte de la inversión social que hacían, debido a que los niños son representa lo más valioso”, manifestó.

Falta excavar

El también profesor de arqueología de la Universidad Nacional de Trujillo informó que la zona ha sido excavada apenas en un 30 por ciento y que aún hay mucho misterio por resolver. En ese sentido, anuncio que, desde marzo, iniciará un nuevo ciclo de excavaciones que durarán cinco meses, a fin de poder reconstruir parte de la zona y entender mejor estos sacrificios de niños.

El estado de conservación

Las piezas que han sido encontradas en Pampa La Cruz y Huanchaquito por ahora son preservadas en la Universidad Nacional de Trujillo, donde también son sometidas a un riguroso proceso de conservación.

El conservador Andrés Shiguekawa Castañeda indicó que cuando llegan las piezas a laboratorio primero se evalúa el estado de conservación de las mismas, y luego el tipo de procedimiento a emplear sobre el objeto, la tela o el metal encontrado, a fin de fortalecer la materia prima. Y finalmente se guarda hasta el momento en un depósito hasta una próxima vez.

MÁS INFORMACIÓN

miércoles, 9 de enero de 2019

RFI: Cómo recuperarse después de los excesos de las fiestas

VIDA EN EL PLANETA

Escuchar Podcast RFI: Cómo recuperarse después de los excesos de las fiestas
Difundido el 07-01-2019 Modificado el 07-01-2019 en 13:00
Por Silvia Celi

"Para un buen gusto, un buen susto", reza un refrán. El problema es que después de las fiestas, cuando nos pesamos, el resultado en la báscula solo guarda el susto. Lo mejor para recordar el gusto es seguir los consejos del Dr. Miguel Ángel Martinez-González, catedrático de Medicina Preventiva en la Universidad de Navarra y autor del libro 'Salud a Ciencia Cierta', en el que da consejos para comer sano, sin sufrir.



 
MÁS INFORMACIÓN






martes, 8 de enero de 2019

Podcast La Brújula de la Ciencias s08e18: Las aguas profundas del océano guardan memoria del clima del pasado





El océano y la atmósfera son los principales "transportadores de calor" en la superficie terrestre. Aunque las regiones que más energía reciben del Sol son el ecuador y los trópicos, gracias a estas coberturas de agua y de aire ese calor se distribuye por todo el planeta. Hoy os hablamos del océano como almacén de calor y sobre cómo esa energía se mueve con las propias aguas del océano. Para ello visitaremos un barco oceanográfico del siglo XIX, el HMS Challenger, y un periodo frío que abarcó el final de la Edad Media y la Edad Moderna: la Pequeña Edad del Hielo.


Ministro de Cultura presenta hallazgo arqueológico Wari en Parque Arqueológico Pikillaqta




 
 






Descubrimiento realizado por investigadores de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco  

El ministro de Cultura, Rogers Valencia, llegó al Parque Arqueológico de Pikillaqta para presentar el importante hallazgo de una ofrenda ceremonial Wari, compuesta por 6 ídolos pequeños, 24 piezas laminadas en plata que representan a mujeres guerreras, tres piezas antropomorfas completas, 107 piezas que representan partes de cuerpos humanos manufacturados en spondylus, entre otros objetos.

“Este es un hallazgo extraordinario de nuestros investigadores que nos permite conocer mayores aspectos de la cultura Wari y nos revela el alto grado de integración comercial y cultural que había en el antiguo Perú”, manifestó el ministro Valencia.

Según las primeras hipótesis, el hallazgo realizado por investigadores de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco se trataría de una ofrenda por el abandono de la ciudad de Pikillaqta.

“El siguiente paso es trasladar las piezas metálicas halladas al laboratorio especializado en trabajos de metalurgia del Museo Arqueológico Nacional Brüning, en Lambayeque, para posteriormente ser devueltos a Cusco para su exhibición pública”, informó el titular de Cultura.

EL HALLAZGO

El descubrimiento se realizó en una de las 15 unidades de excavación, ubicada en la esquina sureste de la llamada plaza principal de Pikillaqta. En un hoyo de 70 centímetros de diámetro y 2 metros de profundidad, aproximadamente, se descubrió dos osamentas de camélido, asociados a evento de quema, con 8 conchas de spondylus y dos pequeñas láminas de plata elaboradas con la técnica de laminado-repujado.

Asimismo, a una profundidad mayor se halló una ofrenda ceremonial de forma circular, en cuya parte central estaba clavada una barreta.

Una lámina metálica de 73 centímetros de longitud y 18 centímetros de altura, dividía la ofrenda. Alrededor de la barreta se descubrió seis ídolos pequeños, separados en dos grupos, de los cuales dos son personajes zoomorfos, dos guerreros y dos pumas, elaborados en una aleación de cobre plateado mediante la técnica de vaciado. Uno de los guerreros lleva en la mano una cachiporra mientras que el otro tiene una lanza en la mano derecha y un escudo en la mano izquierda.

Al pie de estas figuras, se hallaron 24 piezas laminadas en plata que representan a mujeres guerreras; así como tres piezas antropomorfas completas, atadas de manos y 107 piezas que representan partes de cuerpos humanos, como brazos, piernas, cabezas y dorsos, todos manufacturados en spondylus.

El Parque Arqueológico Pikillacta es uno de los lugares preincas más famosos y mejor conservados de las ciudades antiguas que existieron en el Perú. Se desarrolló entre los años 600 y 1,000 D.C. por la cultura Wari proveniente de los Andes centrales (Ayacucho).