domingo, 11 de noviembre de 2018

Hallan una necrópolis post Tiwanaku con fardos funerarios






El hallazgo sorprendió al equipo de arqueólogos y antropólogos del Ministerio de Culturas. La ministra Wilma Alanoca la catalogó como “único y sin precedente”

El Ministerio de Culturas, a través de un comunicado informó el descubrimiento de una necrópolis subterránea en el municipio de Viacha. El documento señala que esta cuenta con cuatro tumbas colectivas, dos fueron saqueadas y otras dos se encuentran intactas.

La ministra de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca, explicó que el descubrimiento se realizó en la zonas de Mazo Cruz y Chacoma, municipio de Viacha, del departamento de La Paz, como resultado de una actividad de explotación minera a cargo de la empresa ESMICAL S.A. (Especialistas en Minerales Calizos Sociedad Anónima).

La información da cuenta del hallazgo de un centenar  de fardos funerarios que contienen restos humanos envueltos en telas con cestas y sogas acompañados de artefactos consistentes en vasijas de cerámica, metal, líticos y madera.

Es un hallazgo único y sin precedentes, se está trabajando junto al municipio de Viacha y la empresa minera para el plan de mitigación y, una de las primeras medidas que adoptará el Ministerio de Culturas es que este sitio sea excluido del área de concesión minera en resguardo y protección de este patrimonio arqueológico”, informó Alanoca.

Agregó que ahora se centrarán en la elaboración de planes de mitigación a fin de garantizar la conservación de los restos funerarios hallados en la zona.

"Nos preocupa mucho las condiciones de conservación de este hallazgo; hay muchas dificultades para la conservación, va a ser costosa", señaló.

Se cree que los fardos funerarios pertenecen a la época post Tiwanaku, aparentemente al período de los señoríos aymaras, aproximadamente el año 1100 d.c.

En los fardos funerarios se han identificado bacterias musgos, líquenes, hongos, huevos de insectos, los cuales necesitan un sistema complejo para la conservación, entre cámaras refrigerantes, infraestructuras y profesionales expertos en el tema.

MÁS INFORMACIÓN

Lorenzo y Pepita (11-Noviembre-2018)



http://blondie.com/comics/november-11-2018/



Blondie (Pepita, Lorenzo o Lorenzo y Pepita en algunos países hispanohablantes) es una tira cómica estadunidense creada por Chic Young. Distribuida por King Features Syndicate y publicada en diversos rortativos desde el 8 de septiembre de 1930.1​ El éxito llevó a la creación de películas (1930-1950), programas de radio, historietas y una serie animada. "Blondie" en inglés es un diminutivo cariñoso que se traduce al español como Rubita, ya que en efecto, la protagonista de esta family strip es una joven notoriamente rubia.

Garfield (11-Noviembre-2018)



https://garfield.com/comic/2018/11/11




Garfield es el nombre de la historieta creada por Jim Davis, que tiene como protagonistas al gato Garfield, al no muy brillante perro Odie, y a su dueño, el inepto Jon Arbuckle (Jon Bonachón en el doblaje latinoamericano). El protagonista se llama así por el abuelo de Davis, James Garfield Davis, que fue bautizado en honor al presidente estadounidense James A. Garfield.

sábado, 10 de noviembre de 2018

Campaña RAEE 16 de Noviembre 2018 - Arequipa



https://www.facebook.com/events/1139554442874403/



Cine peruano en el Centro Cultural Peruano Norteamericano: Los ojos del camino



https://www.facebook.com/events/345027116296086/



Los ojos del camino es el primer largometraje documental del director: Rodrigo Otero Heraud, quien cuenta con varios cortos y mediometrajes filmados. Este trabajo presenta a Hipólito Peralta Ccama, maestro andino de raigambre cusqueña, quien a modo de narrador nos habla de la esencial conexión que el hombre debe tener con la tierra y la naturaleza. Un trabajo muy recomendable.

Ingreso libre

Programación de Noviembre en Audiovisuales UNSA: 100 Años del Nacimiento de Bergman



https://www.facebook.com/cultura.unsa



Podcast Nómadas: Zaragoza, agua y arte





La capital aragonesa ha sabido gestionar el legado de la Expo 2008, un encuentro internacional dedicado al agua y el desarrollo sostenible que aprovechó para sacar brillo a su río Ebro. En este viaje virtual visitamos el renovado meandro de Ranillas en compañía de Alberto Ipas, gerente de la sociedad municipal ZGZ@Desarrollo Expo. También damos un amplio paseo por la Zaragoza típica y la no tan conocida de la mano de la guía María Jesús Cinto. No falta la parada de rigor en el Museo Goya: su directora, María Rosario Añaños, es la encargada de mostrarnos las joyas de la Colección Ibercaja. El programa también incluye una retrospectiva de Caminos de Hierro, el certamen fotográfico de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles que lleva tres décadas haciendo soñar con viajes en tren. Su responsable, Juan Altares, nos ayuda a convertir las imágenes en sonido.


MÁS INFORMACIÓN


Ciencia e ingeniería al rescate de los edificios de adobe en los Andes peruanos




El interior de la Iglesia de Santiago Apóstol. Si el refuerzo de adobe
con materiales tradicionales resulta ser exitoso, esa técnica podría
usarse para fortalecer edificaciones en todo el mundo



La Catedral de Ica sufrió graves daños en el terremoto
de 2007, en el que fallecieron más de 500 personas

Frequent inbreeding may have caused skeletal abnormalities in early humans




These bowed femurs were found (top to bottom) in China’s Tianyuan cave,
Russia’s Sunghir burial site, and the Czech Republic’s Dolní Vĕstonice site.
 


Early humans faced countless challenges as they fanned out of Africa: icy conditions, saber-tooth cats, and, according to a new study of ancient skeletons, an unusually high number of birth defects, both debilitating and relatively inconsequential. It’s unclear why such abnormalities seem to be so common, but scientists say one strong possibility is rampant inbreeding among small hunter-gatherer groups. 

“This paper represents a valuable compilation,” says Vincenzo Formicola, an anthropologist at the University of Pisa in Italy who wasn’t involved in the new work. “Many cases reported in the list were unknown to me and, I assume, to many people working in the field.” 

Many human fossils from the Pleistocene (roughly 2.5 million B.C.E. to 9700 B.C.E.) have unusual features. For example, femur bones with abnormal bowing have been found from China to the Czech Republic. The skull of a toddler found in the Qafzeh cave in Israel had a swollen braincase consistent with hydrocephalus, a condition in which fluid floods the skull. And a fossilized man in Liguria in Italy had a bowed right upper arm bone but a normal left one. 

By and large, these were viewed as one-off curiosities. But Erik Trinkaus, a paleoanthropologist at Washington University in St. Louis, Missouri, noticed a pattern: These skeletal deformations seemed to be suspiciously common in the fossil record. 

So Trinkaus did the math. He assembled data on 66 individuals with skeletal abnormalities mostly dating to the past 200,000 years. The fossils, most from young adults, were found in sites scattered throughout the Middle East and Eurasia and represent several different species of Homo. Trinkaus then researched how common their conditions are in modern human populations. 

He found that about two-thirds of the ancient abnormalities occur in less than 1% of modern humans. Another dozen or so didn’t match any known modern developmental disorder. Trinkaus ran the odds that archaeologists would have uncovered so many ancient abnormalities by chance, and he found that it would have been a “truly, vanishingly small probability.” That suggests, he reports today in the Proceedings of the National Academy of Sciences, that early humans faced some cultural or environmental pressure that led to so many deformities. 

One possibility, previously proposed by other researchers: Ancient people with skeletal deformities might have been seen as shamans and given careful burials, making their bodies more likely to be preserved and later found. Another: Pregnant mothers didn’t get enough of the right nutrients, leading to more skeletal disorders. But Trinkaus notes that, whereas some skeletal disorders like rickets affect the whole body, many skeletons were found with deformities on only one side of the body. He also says many fossils in his analysis show no evidence of special rites. 

However, several bodies show abnormalities consistent with known genetic mutations, and multiple individuals from at least one site exhibited several different conditions, suggesting the people might be related. It’s thought that most human populations at the time were small and isolated, Trinkaus says. In those conditions, inbreeding can lead to widespread harmful genetic mutations. 

Evidence of low genetic diversity among Pleistocene humans based on ancient DNA analysis also supports this hypothesis, says Hallie Buckley, a bioarchaeologist at the University of Otago in Dunedin, New Zealand. “Of all the arguments put forward … this seems the most likely explanation.”
Further analysis of ancient DNA at these sites might confirm inbreeding, but prepping samples for such investigations often means destroying them. “Ancient DNA has become increasingly viewed as a ‘magic bullet’ to shoot at any question about past human populations, but that may not always be justified,” Buckley says. 

Siân Halcrow, Buckley’s colleague at the University of Otago, says that although she appreciates Trinkaus’s thorough cataloging, his paper has several weaknesses, most notably in its estimates of how common these abnormalities are in modern people—and how common they used to be. It would be better to compare the ancient rates to later populations in prehistory or early historic populations, she says, but unfortunately those data don’t exist. 

No matter the cause, many of the deformities would have been debilitating. The fact that so many survived past childhood suggests early humans must have offered each other social support and medical knowhow, Trinkaus says. For example, although hydrocephaly is rarely a death sentence thanks to modern treatment, it can easily be fatal if left untreated. “The Qefzeh child with hydrocephaly lived until about 3 or 4 years old. When you consider it lived 100,000 years ago, that’s pretty amazing.”

Podcast Museo de la Ciencia de Valladolid: Cómo curar, prevenir o retrasar la enfermedad de Alzheimer





Conferencia incluida en el IV ciclo 'A tu salud',organizado con la colaboración de la Fundación General Universidad de Valladolid (FUNGE), el Parque Científico de la Universidad de Valladolid, el Centro Nacional de Gripe de Valladolid NIC y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Durante el encuentro, el ponente Jesús Ávila, experto del centro de Biología Molecular ‘Severo Ochoa’- CSIC, explicó "cómo curar, prevenir o retrasar la enfermedad de Alzheimer".


miércoles, 7 de noviembre de 2018

Hay Festival Arequipa 2018: Del 8 al 11 de noviembre






El Hay Festival Arequipa se celebrará del 8 al 11 de noviembre, con la participación de prestigiosos invitados nacionales e internacionales que llenarán de cultura la ciudad y nos llevarán a imaginar el mundo junto a ellos. Los boletos para el festival pueden adquirirse, en línea, desde el 21 de setiembre. 

martes, 6 de noviembre de 2018

Alzheimer Arequipa: Charla del primer jueves de noviembre 2018





Fecha: Jueves 08 de noviembre del 2018 Hora: 5.00 pm. (Hora exacta) 
Lugar: Teatro Arequepay de la Municipalidad Provincial de Arequipa. Portal de la Municipalidad 110  
Tema: Tratamiento y manejo del enfermo con Alzheimer
 
Expositor: Dr. Oscar Cabrera Huaco - Psiquiatra. Destacado profesional especializado e integrante del comité cientifico de ADAODA 

Más información: https://www.facebook.com/Alzheimeraqp

El ingreso es libre



domingo, 4 de noviembre de 2018

Conozca la Pompeya peruana: Estagagache








 
03:00 | Lima, nov. 1. 

Ciudadela inca de Moquegua fue destruida por erupción del volcán Huaynaputina en 1600, revela Ingemmet. La erupción del volcán Huaynaputina en febrero de 1600, una de las cinco más violentas que se ha registrado en el planeta en la era cristiana, destruyó la ciudadela inca de Estagagache, ubicada en la región de Moquegua; similar a lo que sucedió con el volcán Vesubio, que en el año 79 sepultó Pompeya, en la antigua Roma.
 
Así lo reveló hoy a la Agencia Andina el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet), que lidera el Proyecto Huayruro-El gran desastre de los Andes generado por la erupción del volcán Huaynaputina: comunidades olvidadas desde 1600 d. C. y los grandes retos del futuro, orientado a estudiar el impacto de la erupción en los pueblos e infraestructura aledaños, así como en el clima.

“La erupción del volcán Vesubio, que destruyó Pompeya, fue mucho menor a la del Huaynaputina. La primera tuvo un índice de explosividad volcánica 4 y la del volcán moqueguano, alrededor de 6, en una escala que va de 0 a 8”, explicó Jersy Mariño, especialista de la Dirección de Geología Ambiental y Riesgo Geológico del Ingemmet.

Salvando las diferencias, pues Pompeya era una de las ciudades más importantes de la antigua Roma y en el caso peruano se habla de pequeños pueblos, la erupción del Huaynaputina provocó destrucción y una noche sinfín.

“[En el caso peruano] hablamos de pueblos más pequeños; sin embargo, publicaciones refieren que murieron más de 1,500 personas y no solo afectó toda la zona del sur del Perú, sino también La Paz, en Bolivia, y Arica, en Chile”, expresó.

Se sabe que esta erupción tuvo “uno de los mayores impactos en el clima global”, al provocar el descenso de cerca de 1.3 grados Celsius, sobre todo en el hemisferio norte, pero poco se conoce de la afectación directa en los pueblos aledaños al volcán, remarcó Mariño.

Por ello, mediante un proyecto interinstitucional con entidades peruanas y extranjeras, “nos propusimos estudiar cómo impactó esta erupción en la infraestructura, en los pueblos cercanos, canales y andenes que existían alrededor del Huaynaputina”.

Tres zonas estudiadas

De acuerdo con crónicas, se reportó la afectación de al menos 17 poblados del sur peruano. El equipo liderado por el Ingemmet ya ha estudiado tres: Calicanto, Cojraque y Estagagache.

“Este año nos hemos centrado en la zona Estagagache, ubicada a 16 kilómetros al sureste del cráter del Huaynaputina, en la margen izquierda del río Tambo, a la cual se llega después de tres horas de caminata”, precisó.

Se trata de ruinas que habían sido señaladas por arqueólogos de forma muy aislada en algunas crónicas, pero cuando los investigadores del Ingemmet llegaron a Moquegua, los pobladores advirtieron de la existencia de la ciudadela inca de Estagagache, indicó.
 

“Allí hemos identificado más de 33 estructuras rectangulares (de entre 5 por 11 metros cuadrados a 15 por 12 metros cuadrados), que corresponden a viviendas y almacenes; dos estructuras circulares, que habrían sido corrales; construidos con piedra y barro, materiales usados por los incas”, sostuvo.

Además, en la zona existen cientos de andenes distribuidos en más de cuatro kilómetros cuadrados y canales de agua. Si bien es cierto no se han encontrado restos humanos (no se trata de un proyecto arqueológico), sí se han hallado fragmentos de cerámica.

La identificación y ubicación de la infraestructura sepultada por la erupción Huaynaputina fue posible gracias al uso de georradares, cámaras infrarrojo y drones.

Hasta un metro de ceniza

Los trabajos geológicos han demostrado que la ciudadela de Estagagache, así como los sistemas de andenes contiguos están cubiertos por depósitos piroclásticos (ceniza y pómez o piedra volcánica) de entre 0.4 metros y 1 metro de espesor, emplazados durante la erupción de 1600 d.C.

"Es evidente que la erupción del Huaynaputuna destruyó y cubrió parcialmente la ciudadela inca, andenes y demás infraestructura", sentenció Mariño.

Depósitos de ceniza y pómez de un metro de espesor, sumados a las lluvias de la época (la erupción fue en febrero), provocaron una gran presión sobre los techos de las construcciones y provocaron su colapso, refirió.

"Pensamos que de esa manera las viviendas fueron parcialmente destruidas y, al parecer, abandonadas después", apuntó.

El ingeniero geólogo del Ingemmet aclaró que "falta confirmar si durante la erupción, antiguos peruanos vivían en esa zona o es que los pobladores, debido a explosiones o a la actividad sísmica, abandonaron el lugar antes".

Puesta en valor

De los tres pueblos estudiados, Estagagache, sin duda, "es el más importante porque presenta más edificaciones, infraestructura y está parcialmente descubierto", remarcó.

La parte central, donde están las edificaciones identificadas, abarca de entre 300 y 500 metros. Sin embargo, otras dispersas a lo largo de más de cuatro kilómetros cuadrados.

Mariño sostuvo que "hay mucho por investigar" y tras el trabajo liderado por el Ingemmet, ahora corresponde la intervención de otros especialistas. Arqueólogos locales indican que Estagagache sería la zona arqueológica más importante de la región Moquegua.

"Los arqueólogos tendrán que hacer excavaciones, pues existen habitaciones que tienen de medio metro a un metro de cenizas y pómez. Hay señales de que la zona estaba habitada, pues en los tres lugares estudiados hemos encontrado fragmentos de ollas y vasijas de cerámica", puntualizó.

Planteó que arqueólogos investiguen las zonas de Estagagache, Calicanto y Cojraque para ponerlas en valor y generar un nuevo circuito turístico, que permita mejorar la calidad de vida de la población de Moquegua. Así, se deben construir vías de accesos, un museo de sitio y otros.
 

Mariño adelantó que propondrán al Gobierno Regional de Moquegua y al Ministerio de Cultura la implementación de un proyecto de inversión pública para desarrollar trabajos de arqueología.

Expedición

A la zona de Estagagache solo se puede acceder a pie. El equipo de investigadores partió en vehículo de Moquegua, pasó por los distritos de Omate y Quinistaquillas, a tres horas de la ciudad aproximadamente; en este punto empieza la expedición.

Tras unas tres horas de caminata, a dos kilómetros de la margen izquierda del río Tambo y entre 2,000 y 2,400 metros sobre el nivel mar, la misión llegó a Estagagache, que está deshabitada.
 

"Lo primero que hicimos fue hacer vuelos con dron para poder tener una base cartográfica a nivel de detalle de Estagagache", narró, al precisar que las visitas de campo fueron en mayo y agosto.

Gracias al trabajo desplegado por el Ingemmet, ahora existen herramientas para iniciar excavaciones arqueológicas.

"Hoy tenemos una base cartográfica de alta resolución de toda la zona; mapas cartográficos y modelos de elevación digital del terreno, que nos permiten hacer un mejor reconocimiento de los depósitos que el volcán emplazó y también de la infraestructura ", detalló.

Mariño dijo que este “gran aporte” es puesto a disposición de los investigadores.

El Proyecto Huayruro empezó en 2015 con fondos del Ingemmet y de la cooperación internacional. En el 2017 ganó un concurso del Concytec, que dio un financiamiento para dos años. Hasta la fecha, la inversión total es cercana al millón de soles.

La iniciativa involucra la participación del Laboratorio Magmas y Volcanes, Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD), Volcan Explor-Action, todas de Francia; del Instituto Geofísico del Perú (IGP); así como del Gobierno Regional de Moquegua. 

MÁS INFORMACIÓN



Lorenzo y Pepita (04-Noviembre-2018)



http://blondie.com/comics/november-4-2018/



Blondie (Pepita, Lorenzo o Lorenzo y Pepita en algunos países hispanohablantes) es una tira cómica estadunidense creada por Chic Young. Distribuida por King Features Syndicate y publicada en diversos rortativos desde el 8 de septiembre de 1930.1​ El éxito llevó a la creación de películas (1930-1950), programas de radio, historietas y una serie animada. "Blondie" en inglés es un diminutivo cariñoso que se traduce al español como Rubita, ya que en efecto, la protagonista de esta family strip es una joven notoriamente rubia.

Garfield (04-Noviembre-2018)



https://garfield.com/comic/2018/11/04


Fuente: Garfield and Friends - The Official Site

Garfield es el nombre de la historieta creada por Jim Davis, que tiene como protagonistas al gato Garfield, al no muy brillante perro Odie, y a su dueño, el inepto Jon Arbuckle (Jon Bonachón en el doblaje latinoamericano). El protagonista se llama así por el abuelo de Davis, James Garfield Davis, que fue bautizado en honor al presidente estadounidense James A. Garfield.

sábado, 3 de noviembre de 2018

Video: Restauration de l'église Saint-Germain-des-Prés





La abadía de Saint-Germain-des-Prés (en francés, abbaye Saint-Germain-des-Prés) fue una antigua abadía benedictina de París, la más prestigiosa de la capital, situada en el actual VI Distrito de París (en el barrio al que da nombre, Saint-Germain-des-Prés), fundada a mediados del siglo VI por el rey merovingio Childeberto I y el obispo de París, san Germán, bajo la advocación de san Vicente de Zaragoza y la Santa Cruz. Era una abadía real, que por lo tanto se beneficiaba de una exención y estaba directamente sujeta al papa. La primera iglesia de la abadía fue consagrada el 23 de abril de 558. Esta basílica tenía columnas de mármol, un artesonado y ventanas vitradas. Fue necrópolis real hasta la creación de la basílica de Saint-Denis y las reliquias de san Germán se veneran allí, pero ningún enterramiento medieval sobrevive hasta nuestros días, y las reliquias se han reducido considerablemente. La iglesia fue reconstruida por el abad Morard, desde finales del siglo X. Los cuatro primeros niveles del campanario occidental, la nave y el transepto de la iglesia actual se remontan a esa época, y se pueden ver capiteles particularmente interesantes de alrededor del año 1000. El coro actual fue construido en la mitad del siglo XII en estilo gótico temprano y consagrada por el papa Alejandro III el 21 de abril 1163. Fue uno de los primeros edificios góticos, lo que contribuyó a la difusión de este nuevo estilo y es de primera importancia desde el punto de vista arqueológico. Los edificios conventuales fueron reconstruidos sucesivamente durante el siglo XIII y una capilla inspirada en la Sainte-Chapelle fue construida por el arquitecto Pierre de Montreuil y dedicada a la Virgen; el conjunto fue lamentablemente demolido a principios del siglo XIX. La introducción de la reforma maurista en 1630 hizo de la abadía un centro de erudición de gran radiación. Pero la Revolución impuso la eliminación de todas las abadías, y para Saint-Germain-des-Prés, el final llegó el 13 de febrero de 1792. La iglesia se convirtió entonces en una fábrica de salitre, y el culto no se recuperó hasta el 29 de abril de 1803. Desde entonces, la iglesia es exclusivamente parroquial. Entre 1821 y 1854 la iglesia, sometida a una dura prueba en el período revolucionario, fue restaurada por los arquitectos Étienne-Hippolyte Godde y Victor Baltard. Está clasificada como monumento histórico por la lista de 1862,​ y los restos de la abadía fueron inscritos por orden de 26 de octubre de 1953.​ La iglesia de Saint-Germain-des-Prés es la más antigua de las grandes iglesias parisinas, y es el centro de una parroquia viva y dinámica. 

MÁS INFORMACIÓN

RFI: La iglesia más antigua de París revela sus espléndidos secretos


LA CRÓNICA CULTURAL

Escuchar Podcast RFI: La iglesia más antigua de París revela sus espléndidos secretos
Difundido el 23-10-2018 Modificado el 24-10-2018 en 15:02
Por Raphael Morán

 
 

París emprendió la remodelación de la Iglesia de Saint-Germain-des-Prés, cuyas fundaciones datan del siglo VI. Detrás de la capa oscura que se acumuló con el tiempo en las paredes, la iglesia reveló sus colores.

Redifusión. Desde afuera, la Iglesia de Saint-Germain-des-Prés en el centro de París no parece particularmente original.

En realidad, su estructura gótica resguarda un adorno con fabulosos colores que desaparecieron detrás de una capa negra debido al humo de las velas. En 2015 inició un ambicioso programa de remodelación de más de cinco millones de euros que ha permitido limpiar cerca de la mitad del la iglesia que también es sede de los católicos hispanohablantes de París.

Los artesanos especializados en patrimonio revelaron el esplendor de las paredes: un festival de tintes, rojos, verdes, dorados, una bóveda azul y diseños geométricos o de flores en las paredes.

Thierry Biberson, responsable de la fundación encargada de reunir los fondos para la remodelación, nos cuenta de la historia de este monumento religioso que es, hoy, el más antiguo de París. “Inicialmente era una abadía, fundada en 546 por Chidelbert, el hijo del rey Clovis. Fue un templo muy poderoso durante la edad media y fue reconstruido en el siglo XI, fecha de la cual data la mayoría de lo que queda hoy”.

El conjunto arquitectónico conserva una pequeña capilla romana, pero la mayor parte de la iglesia es de carácter gótico.

En el siglo XIX, tras su destrucción durante la Revolución francesa, la iglesia fue renovada por el artista Hippolyte Flandrin quien imaginó un abigarrado decorado.

La variedad de los colores “viene probablemente de la inspiración de Flandrin por las iglesias bizantinas de los cristianos del Oriente”, observa Thierry Biberson. Los nervios, los colores fuertes, los dorados muestran que hay probablemente una inspiración oriental.

En la parte alta de la iglesia, domina una espectacular bóveda de color azul oscuro tapizada con más de 5.000 estrellas doradas que parecen sacadas de un dibujo animado.

Algunas partes de la iglesia están aún muy obscurecidas por el hollín, una suciedad que contrasta con la nitidez de los colores de las partes restauradas.

Tras la remodelación de la girola, el transepto y el altar, los artesanos realizan actualmente una limpieza a las paredes y los pilares del transepto, obras que durarán hasta 2020.

MÁS INFORMACIÓN

viernes, 2 de noviembre de 2018

Origin of chocolate shifts 1,400 miles and 1,500 years






https://www.theguardian.com



The key ingredient of chocolate was being used in South America centuries before it was exploited by civilisations in Mexico and Central America, according to new research.

The cacao tree, and in particular the drinks made from its dried seeds, has long been linked to the Maya and other ancient civilisations in Mesoamerica – a heritage embraced by chocolate companies that produce goods with monikers like Maya Gold.

But now experts say seeds from the cacao tree were first used in present-day Ecuador by members of the Mayo Chinchipe culture, in research that pushes back the date of the first cacao use by about 1,500 years and shifts the location of the culinary event 1,400 miles to the upper Amazon.

“It is used by people in this area more than 5,000 years ago – way earlier than we have ever found in Mesoamerica and Central America,” said Prof Michael Blake, a co-author of the research from the University of British Columbia in Canada.

“It [tells] us that it was domesticated or at least under the process of domestication in this area.” Writing in the journal Nature Ecology and Evolution, Blake and colleagues describe how they made the discovery at a site in the highlands of Ecuador called Santa Ana-La Florida. Thought to have been lived in between about 5,500 and 3,300 years ago, the site caused a stir when discovered in 2002 because it revealed a previously unknown ancient society now called the Mayo Chinchipe culture.

The team analysed items including stone mortars, ceramic bowls, bottles and jars for traces of cacao. The results reveal six of the artefacts tested contained starch grains from a group of plants to which the cacao tree belongs – grains found in particular parts of plants, including the seeds. What’s more, theobromine – a bitter-tasting substance found in high concentrations in cacao seeds – cropped up in 25 ceramic and 21 stone artefacts.

Members of the team also looked at ancient genetic material in pottery from the site, finding that several fragments bore mitochondrial DNA – genetic material from within the cells – that could only be from cacao.

“They were [also] able to find specific nuclear gene sequences from cacao in some of the samples,” said Blake, adding that the damage seen in the DNA showed it was not modern contamination – a point backed up by radiocarbon dating of charred material found inside the vessels, some of which was dated to more than 5,000 years ago. 

Various bottles and bowls turned up trumps on all three tests. Together, says Blake, the findings point to a revelation. “The [cacao] seeds themselves were being ground and used in the vessels,” said Blake, adding that the flavourful hot cacao drink associated with Mesoamerica is made this way.

Blake said the discovery of traces of cacao in fancy containers, some of which were funeral offerings found in tombs, means it might have been an important part of feasting and ritual behaviour.

“It means even in these distant times it was a special use of this delicious beverage, and maybe even ceremonial beverage, that drew people’s attention to it and perhaps sparked its movement throughout the rest of the Americas,” he said.

The discovery backs up previous hints that cacao might have been used long ago in Ecuador: ancient ceramics from the area decorated with pictures of cacao pods have been found, while previous research that has shown that the upper Amazon is home to the greatest genetic diversity of Theobroma cacao – the cacao tree.

“It confirms what botanists have long suspected – that the Amazonian region is where we might expect to find some of the first use,” said Blake.

Indeed, recent genetic research revealed that the Criollo variety of cacao originated in northern Ecuador but was fully domesticated in Central America about 3,600 years ago.

“It looks like these [varieties of cacao] that have been used at Santa Ana-La Florida 5,000 or more years ago are closely related to the variety that eventually made its way into Central America and Mexico,” said Blake.

But Dr Omar Cornejo of Washington State University, who led the Criollo study, said while the new findings offered convincing evidence cacao was being used in Ecuador thousands of years ago, it did not show that cacao actually underwent domestication there – a process that involves intensive breeding and leaves strong genetic signatures. 

However, Dr Cameron McNeil, an archaeobotanist at Lehman College in the City University of New York, agreed with Blake.

“The type of cacao that was first introduced to Mesoamerica, where the Maya are, was already domesticated,” she said, “but domestication occurs along a continuum, and the Maya and other Mesoamericans most certainly continued to domesticate cacao varieties to suit their particular tastes. One can argue that the Maya turned the consumption of cacao into an art form.”