martes, 6 de diciembre de 2022

Meme 06/12: ¿Cuántas vueltas ha dado Plutón al Sol desde que fue descubierto?

 

 

Colorea diciembre 2022: Navidad

 

 

 

COLOREA

 

sábado, 3 de diciembre de 2022

Meme 03/12: Visión

 


 

Video: Viví la Celebracion del DÍA de MUERTOS en México (2022). Coyoacán | AndyGM en el Mundo

 

 

¡Así se vive Halloween en México!  

Fuente: AndyGM en el Mundo

 

MÁS INFORMACIÓN


Video: Los secretos de excavar en Egipto. José Manuel Galán | Laura Egiptologia

 

 

Fuente: Laura Egiptolog

 

MÁS INFORMACIÓN


Podcast Zoo de Fósiles: Opabinia, un invertebrado con trompa

 

 

Hace 505 millones de años, a mediados del Cámbrico, parte de lo que hoy son las montañas del oeste del Canadá se encontraba bajo el mar, cerca de un acantilado submarino vertical. De tanto en tanto, un alud de barro cubría el lecho marino. Los seres vivos que tenían la mala suerte de encontrarse allí morían por la falta de oxígeno y quedaban enterrados. Así surgió la formación geológica de los esquistos de Burgess, donde, en 1966 el paleontólogo británico Harry Blackmore Whittington descubrió un nuevo ejemplar muy bien conservado de Opabinia, un animal tan extraño que en la primera presentación pública del análisis de Whittington, la audiencia estalló en carcajadas. Con una longitud total de unos diez centímetros, su característica principal es la trompa o probóscide hueca y flexible que se proyecta hacia abajo desde la parte inferior de la cabeza.

Podcast: Zoo de Fósiles   

 

MÁS INFORMACIÓN


El cráneo con un agujero perfecto que confirmó que los incas realizaban con éxito complejas cirugías

 

 
 "Vista de Cuzco y el nevado de Asungata desde la cima de Sacsahuaman"
(Imagen del libro escrito por Squier).

 

Fuente: BBC News Mundo

Por: Dalia Ventura

 

En 1864, el estadounidense Ephraim George Squier tuvo una experiencia que difícilmente podría haber anticipado.

Estaba sosteniendo en sus manos la primera evidencia incuestionable de algo que los científicos habían calificado como imposible durante mucho tiempo: la neurocirugía antigua.

Se lo debía, en cierto sentido, a la caca de pájaro.

Con el estallido de la Guerra Civil de Estados Unidos en 1861, asegurar fertilizantes para alimentos se convirtió en una necesidad estratégica para el presidente Abraham Lincoln.

 Y el mejor fertilizante del mundo se encontraba en unas islas de América del Sur que albergaban montañas de guano acumuladas durante siglos. 

Por eso, en 1864 Lincoln envió una delegación a Perú para asegurar tan vital suministro. Squier formaba parte de ella.

La dama "del Gran Canal"

Una vez concluido el asunto, el diplomático le dijo a su esposa que regresara a Nueva York sola pues él quería pasar varios meses explorando el país, entregado a su verdadera pasión: la arqueología.

Fue así como, tras un año recorriendo desde las costas hasta las selvas y escalar a los picos de los Andes, llegó a Cuzco, una "altiva pero aislada ciudad de la Sierra".

Era un lugar al que se llegaba en más tiempo y con cuatro veces más "incomodidades y fatigas" desde la capital peruana que si se viajara de Lima a Nueva York, escribió en su libro "Perú: exploración e incidentes de viaje en la tierra de los incas".

Después de describir minuciosamente los magníficos sitios arqueológicos que encontró en la zona, así como la ciudad, su historia, su población y apariencia moderna, se detuvo por un momento en un lugar:

"Voy a referirme especialmente a la residencia de la Señora Zentino, una dama que vivía en la Plaza de San Francisco, cuyas atenciones para con los extranjeros era proverbial, y quien estableció una honorable reputación como coleccionista del mejor y más valioso museo de antigüedades de Perú.

"Esta casa sería llamada 'palacio' incluso en Venecia, si no por su arquitectura, ciertamente por su extensión. En la amplitud de sus apartamentos y su rico y variado contenido y decoración, loablemente se compararía con algunos de las más bellos del Gran Canal".

Museo de curiosidades

La "señora Zentino" era María Ana Centeno de Romainville (1816/1817-1874), una mujer enriquecida por la "frecuente lectura" que comenzó a coleccionar joven con una "pasión rayana en la locura", según cuenta la pionera educadora peruana Elvira García y García en su libro "La mujer peruana a través de los siglos" (1925).

Esa pasión la llevó a atesorar piezas procedentes de distintos lugares, hasta tener un "museo histórico arqueológico, a través del cual se pudiera seguir toda la historia del Perú en sus diferentes épocas".

Además de antigüedades precolombinas de piedra, cerámica o metales preciosos, tenía desde un mosaico romano y objetos japoneses hasta pájaros disecados y obras misteriosas, pues su propósito no había sido "formar un museo arqueológico si no, más bien, de curiosidades", precisó García y García.

El "palacio" de la señora Centeno era un sitio de reunión similar a los salones de la Ilustración en Europa, al que acudía la élite cuzqueña y destacados invitados extranjeros a hablar de ciencias, arte y literatura.

Uno de ellos fue Squier, y ahí fue donde tuvo por primera vez en sus manos esa inusual joya que cambiaría la historia de la cirugía.

"En ciertos sentidos, la reliquia más importante en la colección de la Señora Zentino es el hueso frontal de un cráneo, del cementerio inca en el valle de Yucay", escribió el estadounidense.

El cráneo

Lo que le llamó la atención era un agujero cuadrado de 15x17 milímetros, que examinó con cuidado.

No era natural, pensó: la naturaleza no suele funcionar en ángulos rectos.

Además, le pareció ver señales de crecimiento de hueso nuevo, lo que indicaba que la persona no solo había estado viva durante el corte, sino que había sobrevivido.

Se le ocurrió algo sorprendente: ¿sería posible que fuera resultado de una operación quirúrgica deliberada, una horadación del cráneo con fin curativo?

Concluyó que no había duda de que estaba frente a "un caso claro de trepanación antes de la muerte.

"La señora amablemente me lo dio para la investigación, y ha sido sometido al criticismo de los mejores cirujanos de EE.UU. y Europa, y considerado por todos como la más notable evidencia del conocimiento de cirugía entre aborígenes descubierta hasta ahora en este continente; pues la trepanación es uno de los procesos quirúrgicos más difíciles", relató en Squier en su libro.

Pero no fue tan sencillo.

¡Imposible!

Squier publicó su recuento de la aventura peruana en 1877, pero por alguna razón prefirió omitir que cuando, a su regreso a EE.UU., presentó el cráneo en una reunión de la Academia de Medicina de Nueva York, el público se negó a creer que alguien pudiera haber sobrevivido a una operación de trepanación realizada por un indígena peruano.

La idea de que los antiguos incas pudieran realizar una cirugía tan delicada sin anestesia o herramientas de metal les parecía sencillamente absurda.

La tasa de supervivencia de trepanaciones realizadas por sus más diestros cirujanos en los mejores hospitales de la época rara vez alcanzaba el 10%.

Lo que no tuvieron en cuenta es que lo mismo sucedía con otras operaciones, pues faltaban unos años para que triunfara la teoría de los gérmenes, de manera que la gran causa de muerte en los hospitales era la infección producto de la mugre.

Squier no se dio por vencido.

Empacó su cráneo inca y se lo llevó a Francia para que la principal autoridad europea en el cráneo humano, Paul Broca, profesor de patología externa y de cirugía clínica en la Universidad de París y fundador de la primera sociedad antropológica, lo examinara.

Sin duda

Broca se había hecho famoso mundialmente en 1861 por descubrir el primer punto conocido del lenguaje en el cerebro humano, ahora llamado área de Broca, el primer caso de localización cerebral de una función psicológica.

Sus habilidades craneométricas y estudios antropológicos eran también admiradas.

Así que cuando, después de estudiar el agujero cuadrado, concluyó que su forma tenía que haber sido deliberada y, tras examinarlo bajo el microscopio y encontrar evidencia de crecimiento de hueso a su alrededor, declaró que el paciente había sobrevivido a la operación, las sospechas de Squier quedaron corroboradas inequívocamente.

A pesar del prestigio de Broca, cuando informó estas conclusiones a la Sociedad Antropológica de París, la audiencia dudó.

Pero unos años después, el descubrimiento en el centro de Francia de cráneos con agujeros redondeados, cicatrices en el borde y discos de hueso del mismo tamaño (quizás usados como amuletos) confirmó la interpretación de Broca, y demostró finalmente que los neolíticos podían trepanar con éxito.

A los científicos no les quedó más opción que considerar la posibilidad de que habían estado subestimando a las culturas antiguas en ese respecto hasta entonces.

¡A revaluar!

El cráneo inca estimuló una apertura a conocimientos antes ignorados.

Con los ojos repentinamente abiertos, los antropólogos comenzaron a revisar sus propias colecciones y a examinar agujeros de distintas formas que habían sido malinterpretados como resultado de heridas de guerra, accidentes o ataques de animales.

Encontraron más cráneos trepanados, algunos de los cuales databan del 8000 a.C.

Ahora sabemos que era una práctica muy extendida y que diferentes culturas alrededor del mundo usaron una variedad de herramientas para cortar cráneos: piedras afiladas, huesos de animales, hierros al rojo vivo, incluso dientes de tiburón.

En el caso de Perú, los sitios de entierro a menudo contienen un tumi -cuchillo ceremonial de metal curvo- que parece muy adecuado para hacer ese tipo de procedimientos.

Y, según investigaciones realizadas después de que la verdad se supo, parecería que esos neurólogos tempranos sabían cómo hacer lo que los europeos y estadounidenses aún no tanto.

Uno de esos estudios indica que los médicos antiguos podían prevenir infecciones: de 66 cráneos trepanados antiguos, sólo tres mostraron signos de infección.

Un resultado similar fue arrojado por un informe realizado en Londres en la década de 1870 que mostró que en esa ciudad el 75% de los pacientes neuroquirúrgicos morían mientras que, en esa misma época en Nueva Guinea, donde los cirujanos todavía trepanaban cráneos con métodos tradicionales, la tasa de mortalidad era del 30%.

Por qué

Lo que no se sabe a ciencia cierta es por qué las culturas antiguas hacían trepanaciones, pues no quedó nada escrito.

Broca siempre argumentó que trepanaban cráneos para liberar a los malos espíritus atrapados dentro del cerebro. Afirmó que esto era especialmente común con la epilepsia o las alucinaciones, enfermedades que a menudo se asocian con los malos espíritus.

Eso, ciertamente, es algo que se hizo en Europa, pero no hay pruebas de que fuera el caso en ese pasado más remoto.

Squier y otros arqueólogos siempre dudaron de la teoría del espíritu.

Argumentaron que los antiguos neurocirujanos estaban haciendo exactamente lo que parecía que estaban haciendo: tratar heridas en la cabeza, principalmente por caídas y combates.

Y la investigación moderna apunta más hacia esa razón, particularmente entre los incas.

Se han encontrado más cráneos con agujeros de trepanación en hombres que en mujeres, lo que se interpreta como resultado del hecho de que había más guerreros que guerreras.

Esos agujeros suelen estar en el lado izquierdo del cráneo, en el lugar en el que un oponente diestro golpearía con su arma.

Las trepanaciones habrían sido una manera de limpiar las heridas y evitar que se acumulara la sangre.

Es posible que la superstición hubiera jugado un papel en las primeras trepanaciones.

Pero también es probable que esos neurocirujanos antiguos las usaran para salvarle la vida a la gente, como lo siguen haciendo sus pares hoy. 

 

MÁS INFORMACIÓN

Podcast Nómadas: Vigo. Corazón celta, alma atlántica

 

 

La abundancia de vestigios arqueológicos de la edad del hierro prueba la relevancia estratégica y simbólica de lo que hoy es Vigo. Acompañados por el gaitero Carlos Núñez, investigador y máximo exponente mundial de las músicas celtas, recorremos la geografía e historia de la ciudad olívica. Partimos del Monte do Castro, su núcleo fundacional y el mejor mirador sobre la más meridional de las Rías Baixas. El guía oficial Borja Concheiro nos muestra los encantadores recovecos del Casco Vello, un centro histórico a dos alturas que se desarrolla a espaldas de uno de los puertos más importantes del mundo. Examinamos sus muchos kilómetros de muelles e instalaciones con el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Jesús Vázquez Almuíña; el medallista olímpico de vela Nico Rodríguez; y la directora del Museo do Mar de Galicia, Marta Lucio. Además el músico, escritor y cineasta Antón Reixa nos invita a visitar otros rincones menos evidentes, vinculados a su biografía y al emblemático grupo que sigue liderando: Os Resentidos. Ningún viaje a Vigo queda completo sin un salto a las islas Cíes, que conocemos con la ayuda de Katia Sanz, guía del parque nacional marítimo y terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia.

Fuente: Nómadas  

 

MÁS INFORMACIÓN


domingo, 27 de noviembre de 2022

Meme 27/11: T. Rex

 


 

Canción: Lamento de Sunneva por Amarilis Dueñas

 

 

Lamento de Sunneva is a piece for solo viola da gamba by Amarilis Dueñas, inspired by the life and death of Kristina av Tunsberg (1234 in Bergen - 1262 in Seville) It therefore combines musical motifs from the Nordic countries as well as from the Kingdom of Castile. The instrument, called Sunneva, "the viking viol", was made by Eduardo Francés Bruno in 2020 - the head was made by Miguel Ángel Tapia Palomo. It has two runes: a vegvisir (a compass) and the destiny rug - some symbolism so that one day we, together, find the way back to Norway. This was live recorded on November 28th 2021 at the Erbdrostenhof in Münster (Germany) by Sasha Laguna, Alex Masny & Heyler Films.  

Fuente: Amarilis Dueñas C

 

AMARILIS DUEÑAS

Más información: https://www.amarilisduenas.es/

 

MÁS INFORMACIÓN


Lorenzo y Pepita (20-Noviembre-2022)

 

 

Fuente: http://blondie.com 

Blondie (Pepita, Lorenzo o Lorenzo y Pepita en algunos países hispanohablantes) es una tira cómica estadunidense creada por Chic Young. Distribuida por King Features Syndicate y publicada en diversos rortativos desde el 8 de septiembre de 1930.1​ El éxito llevó a la creación de películas (1930-1950), programas de radio, historietas y una serie animada. "Blondie" en inglés es un diminutivo cariñoso que se traduce al español como Rubita, ya que en efecto, la protagonista de esta family strip es una joven notoriamente rubia.

Garfield (27-Noviembre-2022)

 

  

Fuente: Garfield and Friends - The Official Site 

Garfield es el nombre de la historieta creada por Jim Davis, que tiene como protagonistas al gato Garfield, al no muy brillante perro Odie, y a su dueño, el inepto Jon Arbuckle (Jon Bonachón en el doblaje latinoamericano). El protagonista se llama así por el abuelo de Davis, James Garfield Davis, que fue bautizado en honor al presidente estadounidense James A. Garfield.